even & odd

Que sí que tira la tierra, que sí… Y a pesar de que te sientas bien en un lugar que no es el tuyo, que conozcas a gente maja no, lo siguiente, siempre hay días que se flojea y se recuerdan lugares, olores, sabores… Últimamente me está dando por ahí.

Cada día recuerdo a la gente, mi gente. ‘Pues vaya cosa más normal, chavala…’  Pues será…

Pero me duele mínimamente el bíceps derecho al imaginarme girando la rueda que hace salir el agua caliente mientras miro al techo de pintura quebradiza a pesar de las múltiples capas mientras mi padre entra y me pregunta si ya puede usar el baño. No, papá, no. Todavía me tengo que secar el pelo.

Salivo cuando imagino enfrente de mí un potaje de lentejas, pollo al ajillo, un tazón de gazpacho o paella (mejor llamémosle arroz a la cazuela que quedó duro o bien pasado o soso o….). Madre solo hay una y como la mía ninguna.

Y la sobremesa del sábado con café o más bien té y tres homenets comentando sus jugadas por ahí. Y eso cuando alguien no trae ginebra y tónica y se resuelven los problemas del mundo entero en poco más de tres horas entre sibaritas o se desenfundan guitarras y aclaran voces ¿a una, a dos o a tres? ‘Cantas por la nariz… ‘, ‘Tía, no tienes ni idea..’ ‘¿Sabes aquella que…?’ ‘Buenísima. Mitiquísima’ Siempre nos quedará el ball dels gegants… ‘Pedro, Pedro, Juan, Juan, sí. Pedro, Pedro Juan, Juan, no. Tía Beba, coma, punto.’ (¿Pero qué es esto?)

Los adoquines que traspasan las suelas de tus bambas mientras intentas llegar al bar de sempre habiendo aparcado el coche en La Copa. El frío hasta los tuétanos si cruzo el río para noche de jazz, hamburguesa, vino, té o simplemente cerveza, para no perder la costumbre. Artistas, que sois todos unos artistas. El carrilet, la carretera de Celrà, la carretera d’Anglès, els Àngels, St. Daniel. Girona m’enamora.

Recuerdo el ruido y el trabajo que daba el maldito cajón que siempre se atascaba en el piso, con sus cercos de café y granitos de azúcar en el mármol o el olor a húmedo de la ropa tendida en la sisí. Más que nada, gritar hola o hello desde la puerta a cualquiera de las dos truges que me pudiera encontrar vagueando por ahí.

Que si me pasas apuntes, que si has hecho el examen ya, que si el diario y caso de los cojones… La bata amarillenta y mi fonendo color aguamarina (?) encima de la mesa metálica que gentilmente Estrella Damm regala a los ladrones responsables del cátering de la uni.

Però que bo que és un tallat havent dinat el tupper amb vosaltres o un cacaolat amb súper canya de xocolata abans d’entrar a coral, o la birra obligada després de cada examen o esperar l’ascensor mentre repasses a tot el personal o et baralles amb la fotocopiadora o te’n rius del bibliotecari i els seus colls de pico o de la ‘malfo’, o cotilleges que si aquest o si aquella o les salutacions als lavabos o fer un glopet d’aigua a la cantonada… No, fer cua davant de la secretaria no esperava que fos un record agradable. L’home de les ulleres de pasta… Ramon? Veure a en Trilla o en Carde en pijama… Silenci, sala dels ordinadors. El MEU hospital… Bicis, candaus i el putu mercat. L’Ascot i el Molí Vell… Cafè de cafetera bona. Casa teva, casa meva, casa seva…  Quiche, guacamole, hummus, cuscus, pizza, coca i panades… Reggaeton?? Barcelona. Eixample (intel·lectual i professional), Gràcia i tots, El Born i jo, la Barceloneta i els biòlegs… Sarrià, senyora! Simplement caminar.

Tots i les nostres ganes de tot, tot (i) el vostre estudi.

Either even or odd days, jo us tinc en ment. 🙂

Advertisements

3 thoughts on “even & odd

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s