La muerte: un amanecer, por Elisabeth Kübler-Ross

Hace más de un año que tomé prestado este libro a mi madre y hasta que no hemos reorganizado la estantería de libros que no me he acordado.

Me lo he leído del tirón, como quien dice. Es de aquellos libros que son breves y fáciles de leer pero pegajosos, sí. Se te pegan y no te sueltan. Les das vueltas y vueltas y ahí se quedan, en tu cabecita.

la muerte un amanecer

Pues como dice el título, trata de la muerte. La doctora Elisabeth Kübler-Ross era una psiquiatra suiza que se mudó a los EEUU al casarse con un americano y dedicó su vida y estudió primero a los pacientes esquizofrénicos y después, la mayor parte de su carrera, a la muerte. Además tiene 28 títulos honoris causa.

Tras sus observaciones en miles de moribundos de todas las edades, culturas y religiones, afirma que la muerte es un amanecer.

Durante más de 20 años ha estudiado experiencias en el umbral de la muerte (por ejemplo, gente en parada cardíaca que es reanimada y recupera el pulso), muerte por enfermedades crónicas o incurables, muertes traumáticas…

Sus datos, a grosso modo, dicen que la muerte tiene 3 etapas:

  1. La primera etapa, el abandono del cuerpo terrenal. Describe que la muerte no es más  que el abandono del cuerpo físico con toda conciencia, de la misma manera que la mariposa deja su capullo de seda. El cuerpo queda y el espíritu sigue.
  2. En la segunda etapa, se está provisto de Energía Psíquica. El ser espiritual es perfecto y, paradójicamente, tiene integridad física. Por ejemplo, si eran ciegos, ahora ven, si eran mancos, ahora tienen mano… Y además pueden leer pensamientos de los humanos que les rodean, recordar matrículas de ambulancias o comentarios del equipo médico. En esta etapa, no se está solo. Nos acompañan seres queridos que han muerto previamente.
  3. En la tercera etapa, se ve una luz, sí, la mítica. La describen la mayoría de moribundos, como una luz brillante, poderosa, deslumbrante y una sensación de amor puro, felicidad, bienestar, calma. De hecho, de los miles de moribundos estudiados, ninguno mostró miedo a morir, llegados a este punto.
  4. Y ahí es cuando los que debían volver, volvieron a la vida, y los que siguieron la luz murieron.

Como digo, a grandes rasgos, estos son los resultados de su investigación. Y los expone en múltiples ocasiones y formas, a sabiendas de que muchos la tomarán por loca, para su colmo.

Yo, médico, aunque muy escéptica, no puedo quitarme estos pensamientos de la cabeza. Sobretodo habiendo visto a “cuerpos” morir. Sin duda este libro me ha hecho replantearme el trato a los moribundos, con muchísimo más respeto, si cabe aún. Hay muchas cosas que aún no sabemos o entendemos.

Ahora que llega Sant Jordi, cómpratelo si te atreves. Y si te lo lees,  ya, eres un G. No te dejará indiferente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s