Vidas grandes y salud mental

Soy seguidora silenciosa de Belén Canalejo, @balamoda , desde hace años. Me gusta desde sus principios, pero cada año que pasa su contenido se supera en calidad, es una gran profesional.

El otro día me entretuve a escucharla en su nuevo formato, El podcast de los sueños. Concretamente el episodio 6, sobre “Cómo tener una vida grande”.

Tenía como invitada a la coach, María Fernández, @Maria_FGF, desconocida para mí hasta entonces. Lo escuché hasta el final, pero durante el proceso no dejaban de resonar en mi cabeza  las frases “no he tenido una vida fácil” o “mi historia de superación”.

No lo puedo evitar. Son expresiones que tienden a molestarme. Y es que no quito el mérito y sacrificio a nadie, pero eso de vida fácil o superación, es tan relativo y a la vez tan común, que se convierten automáticamente expresiones obsoletas.

Todos tenemos una experiencias personales difíciles o historias de superación, porque la vida es supervivencia y para los más hábiles superación, pero casi todos intentamos superar los obstáculos, más que nada para sobrevivir. Lo que varían son las circunstancias, los recursos y habilidades de cada uno que muchas veces no son innatos.

mental health.png Continue reading “Vidas grandes y salud mental”

Jugar sin fronteras

Para los que se comen el tarro, es decir, para aquella gente que les parece que se pasa buena parte del día con una voz interna funcionante, analizando, valorando y discerniendo la realidad. O vaya, mejor para todos,  yo os digo ¡JUGAD SIN FRONTERAS!

La vida es mejor vivirla con alegría, como niños jugando. Yo me lo tomo como un ejercicio personal, pero ni hago yoga ni meditación para ello. Simplemente hago cosas que me gustan menos, fuerzo los límites que yo algún día me puse, elimino barreras. ¡Que es sanísimo!

Y ya no solo en aguantarme más el hambre, las ganas de sentarme, forzarme a subir las escaleras, dejar que se ensucie una poco más la cocina y el baño… Sí, soy un poco TOC…

Hay otras cosas que no son tan físicas pero que cuestan horrores. Por ejemplo, mantener una conversación con el cansino de turno, ese tío que es un pesado y se cree muy gracioso. O, el más difícil de todos, para servidora, que le encanta analizar a la gente en cuanto la ve: mirar a la gente como por primera vez, con ojos transparentes, sin etiquetas. Continue reading “Jugar sin fronteras”